La soga y el trapecista. Dialogando sobre arte cubano y crítica en los noventa

Bajo la edición del historiador de arte cubano Danilo Vega, el libro La soga y el trapecista. Dialogando sobre arte cubano y crítica en los noventa recorre la historia del arte cubano contemporáneo producido en los años noventa. A través de un conjunto de entrevistas a relevantes firmas que estuvieron a cargo del discurso de la crítica de arte en esa década en publicaciones nacionales y catálogos de exposiciones internacionales, el volumen analiza diversos lenguajes, temas y problemáticas que configuraron el campo del arte contemporáneo cubano y los imaginarios simbólicos de la isla en una década que amplificó la circulación del arte cubano a escala global tras el colapso del socialismo en Europa del Este.

Genealogías curatoriales: 26 comisarios/as en diálogo

Editado por el filósofo Xavier Bassas, el libro Genealogías curatoriales: 26 comisarios/as en diálogo intenta aproximarse a cuestiones relacionadas con la práctica del comisariado, tales como ¿Qué es un comisario? ¿Qué puede y qué no puede hacer? ¿Qué figura asume cuando trabaja en una exposición? ¿En qué lugar debe y no debe situarse frente a la política de las instituciones y su mercado, frente a la diversidad de artistas, la Historia del arte, la crítica, el público o la cultura en general? ¿Qué voz y qué cuerpo adopta en su práctica curatorial? Este libro pone en diálogo a 26 comisarias/os actuales con la intención de plantear preguntas y respuestas que, desde distintas perspectivas, profundicen en la función del comisario en el contexto del campo del arte contemporáneo y la sociedad actual.

Entrevista de Irene Calvo para Madriz Curator / 31 enero 2018

Entrevista de Irene Calvo para Madriz Curator / 31 enero 2018. Resulta difícil hacer una definición de la labor del comisariado en tanto deviene un ejercicio donde teoría y práctica son indisolubles, por lo que se articula en acciones tan plurales como la multiplicidad de agentes y disciplinas que intervienen en las dinámicas curatoriales. En cualquier caso, puedo hablar desde mi experiencia e intentar resumir lo que para mí desearía que fuese el comisariado como una práctica profesionalizada. Me interesa pensarlo como un proceso de mediación intersubjetiva y situada, que necesariamente acontece en un tiempo y un lugar, de ahí que tenga que experimentarse como un acto de responsabilidad política.