2008_Nelson Leirner y Albuquerque Mendes

Refracciones poscoloniales: caminos de sí mismo en tierra de multitudes.

Casa de América acoge por estos días un proyecto en colaboración de Nelson Leirner (Brasil) y Albuquerque Mendes (Portugal), con la exposición Camino de Santos, que reúne la contrastada obra de estos artistas. La muestra, orquesta el diálogo de las poéticas que han caracterizado a estos creadores en los últimos años, conjuga dibujos e instalaciones que se adueñan de las dos principales salas de exposiciones de la institución para crear una cartografía peculiar del espacio -por momentos rocambolesca en la fallida espectacularidad de una acumulación que no supo llegar a un consenso con la mesura en el diseño expositivo. Sin embargo, es justamente en la estructura abigarrada de la muestra, donde reside su particular valor y donde el discurso que recupera una memoria cultural binaria y poscolonial, evocada desde ambas polaridades, resulta más contundente.

Nelson Leirner. "Camino de Santos". 2008. Instalación. Casa de América. Madrid. Imagen tomada de la Web del artista.

Entre los motivos que integran el cuerpo referencial de las obras y el complejo sustrato culturológico e historicista al que aluden, bastaría tomar el ejemplo de la procesión –uno de los conceptos centrales que sirve de eje compositivo y morfológico a la exposición- para seguir la dialéctica de este concierto a dos manos. Ahí se condensan los distintos niveles de la fórmula binaria que deconstruye los axiomas de una relación poscolonial: sacro-profano, centro-periferia, “alta”-“baja” culturas, metrópolis-colonia, identidad-alteridad… Por una parte, los autorretratos-autorrepresentaciones de Mendes como santa, recopilan la sacralidad de una vida singular de virtud y mérito –lo cual, como recurso poético-mítico en la trayectoria de este artista, y especialmente en su obra performática vinculada a rituales del cuerpo, está ligado a la restauración del carácter aurático del rictus estético-, en clara alusión a la profunda herencia religiosa portuguesa, y como un guiño al rol del artista como testigo trascendental de la historia, dada su capacidad como narrador. Diversas estaciones del Via Crucis recreadas por Mendes a través de su propia figura, enfatizan esa naturaleza expiatoria. Mientras que Leirner, hábil resucitador conceptual de la antropofagia vanguardista brasileña, nos devuelve una imagen de la procesión como retrato colectivo, como metáfora de la masa social anónima, bajo la forma del carnaval o el carácter profano de una manifestación grupal, absolutamente sincrética e híbrida, lejos de la pureza de un relato de la identidad unívoca. Apropiaciones de la cultura popular, de la Historia del Arte, del pop, de la iconografía religiosa, de una imaginería kitsch, de los mass media, conviven en la obra de Leirner sin jerarquías ni estridencias, de manera concupiscente, irónica, en un inteligente palimpsesto que demuestra la inoperancia de conceptos como los de “baja” y “alta” culturas en  contextos poscoloniales donde las prácticas de resistencia cultural e identitaria emergen del reconocimiento ontológico de la diferencia y del gesto antropófago, donde realidad y ficción son imposibles de descifrar tras la mascarada historicista.

Nelson Leirner. "Camino de Santos". 2008. Instalación. Casa de América. Madrid. Imagen tomada de la Web del artista.

Camino de santos parte de la  negación  del entendimiento de la historia  y del legado cultural de Occidente como drama o tragedia, como algo sacro. Más que un «teatro  de los acontecimientos»,  en las obras de Nelson Leirner y Albuquerque Mendes esa herencia es reconocida como un carnaval donde confluyen los obje­tos  y los sujetos –colectivos o no-, lo cotidiano devenido historia. No obstante, parecen advertir los autores, en los tiempos que corren, en la marcha –casi siempre forzada- es muy fácil perder el rumbo, si acaso se ha tenido alguna vez. Entonces, sólo la fe –sea lo que sea lo que se entienda por fe- puede devolvernos al camino. O también podemos continuar vagando en círculos, sin que sepamos donde se inicia y donde culmina el trayecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s