2009_Zonas de riesgo

José Antonio Hernández Díez, La Hermandad, 1994, videoinstalación: monopatines de piel de cerdo, 3 mesas de madera, barras de aluminio, 3 monitores y 3 vídeos, imagen en color, sonido, 60 min

El paranoico vocabulario explotado hasta la saturación en las sociedades actuales, legitimado por los medios de comunicación, advierte de un sino contradictorio a través del cual términos como terror, miedo, amenaza, catástrofe, guerra, pandemia, suelen emplearse para describir fenómenos de la realidad social y la naturaleza. Obviamente pueden adjetivarse así muchos de los acontecimientos del pasado reciente, mas refractados bajo el prisma de lo aciago, la parafernalia mediática que distribuye información sobre ellos acomoda sospechosamente la Historia. Así mismo, podríamos convenir que se manipulan las piezas que integran los discursos curatoriales, que por momentos llegan a sostener verdaderos actos malabares en sus construcciones de sentido. La exposición, una colección, un comisariado, son también zonas de riesgo donde el capital simbólico es sometido a operaciones de valores que le reposicionan como un activo.

Zonas de riesgo. Colección de Arte Contemporáneo Fundación ”la Caixa” deviene un ejemplo de las implicaciones históricas que posee el hecho de coleccionar y de interpretar el pasado, el presente, o hacer predicciones de futuribles mediante las obras que conforman un acervo, y lógicamente del “riesgo” potencial que entraña una exposición que hurga en esos almacenes en busca de lecturas sobre la “realidad”. Aquí resulta interesante entender riesgo como condición de posibilidad, contexto donde hay tensión, continua pugna por la ruptura de un statu quo. En cualquier caso, la asunción del riesgo como metáfora de cambio, incita a despojarnos de la idea que relaciona esa condición causa-efecto como un hecho indefectiblemente nefasto, máxime cuando el objeto de la mirada artística son fenómenos y procesos sociales.

Mona Hatoum, Mobile Home, 2005-2007, varios objetos y motor

En Consolation Service (1999) Eija-Liisa Ahtila explora la subjetividad de dos personajes enfrentados a un divorcio que inminentemente trastocará sus vidas. ¿Cómo adaptarse al cambio, a la pérdida y vacío del otro? Adrian Paci en Centro di Permanenza Temporanea (2007) trata la emigración como detonante de mudanzas que ocurren en los micro-relatos de las identidades y en el complejo entramado de las relaciones económicas, políticas y sociales, para representar una escisión del sujeto que le devuelve permanentemente a una condición fronteriza, entre el aquí y el allá, el ayer y el ahora. También Mona Hatoum alude a las huellas que conlleva el desplazamiento; en Mobile Home (2005-07) hay una visión poética de la diáspora mediante objetos viejos que vagan lentamente, aunque su tránsito queda acotado por rejas que definen márgenes y ghettos, imágenes habituales en la obra de esta artista. En Turbulent (1998) Shirin Neshat sitúa dos opuesto, masculino y femenino, que simbolizan una de las problemáticas centrales de la alteridad y los discursos de género en la cultura musulmana, en este caso abordado a través del cuestionamiento a la prohibición en Irán de que las mujeres canten delante de los hombres. A partir de escenas grabadas en el estadio de Maracaná, Volta (2002-03) de Stephen Dean muestra esos momentos donde se condensa el estallido de una masa humana, en los que la forma catártica de la expresión colectiva adopta un lenguaje común para transmitir sentimientos, instantes en los que la masa es liberada, y al mismo tiempo dirigida como una marioneta.

Alicia Framis, Welcome to Guantanamo Museum, 2008, mesa con maquetas, 8 dibujos, logotipo y audio, dimensiones variables

Obras como las de Eija-Liisa Ahtila, Adrian Paci, la efectista instalación Welcome to Guantanamo Museum (2008) de Alicia Framis, las sensibles metáforas de Mona Hatoum y Shirin Neshat, o los ritmos trepidantes de las piezas de Miguel Ángel Ríos y Stephen Dean, dan cuenta de esos múltiples territorios localizados indistintamente en el imaginario público o privado, o que atraviesan ambos espacios con un movimiento pendular, enclaves bajo presión en los que emergen conflictos en los que el cambio se encuentra latente.

Jana Sterbak, Defensa – Mujer con perros, 1995, vídeo, vestido, zapatos y aluminio Dimensiones variables

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s