Años 80

Serie Fumetti, Sesso, Guerra

Serie Erotismo

Telas

 

Durante los años ochenta, Jorge Carruana Bances trabaja ininterrumpidamente en varias series paralelas cuyos registros iconográficos se cruzarán de manera intermitente. Algunas de las soluciones formales a las que había arribado una década antes, encontrarán en este conjunto de obras nuevas, derivas que significan un proyecto de investigación sólido y regular sobre los límites de las representación pictórica: las tensiones entre un lenguaje figurativo y expresiones abstractas, la exploración de técnicas pictóricas heredadas de la tradición de la historia del arte occidental, el carácter narrativo de la pintura y la estructura cinematográfica del cuadro y las distintas escenas dentro de la composición, que llegan a simular pequeñas historietas o cómics preciosistas y detallados.

The Chirico and Co, 1988
Jorge Carruana Bances. De la serie Erotismo: The Chirico & Co., 1988, aerógrafo sobre cartulina, 60 x 45 cm. Imagen cortesía Colección Estate Jorge Carruana, Roma.

 

En cuanto al contenido de las piezas, el artista seguirá incursionando en discursos relativos al sexo, adquiriendo mayor presencia elementos de referencia bélica que ya en ocasiones puntuales habían aparecido en las sucesivas series Palmas. No obstante, en este acervo de obras, los primeros planos que llenaban todo el espacio pictórico en un conjunto temprano como Psicodélica, ceden terreno a una arquitectura interior de mayor y notable complejidad en el ordenamiento de la representación. Algo que, sin dudas, también se apuntaba en Palmas a finales de los setenta.

Posiblemente, es en este período que Jorge Carruana se identifica más con los postulados del posmodernismo y asume la práctica de recursos estéticos y de organización del texto artístico caros a las operaciones de la deconstrucción. En ese sentido, su pintura adquiere un sello ecléctico, nómada, que bebe de la cultura popular y de la “alta cultura” con absoluta libertad y promiscuidad. Intertexto, cita, fragmentación, apropiación, van a ser elementos de construcción del sentido que el artista maneje con solvencia. No olvidemos que ese fue el contexto histórico donde se gestó la Transvanguardia italiana, aunque la obra de Carruana respondiese a un aliento particular imposible de encasillar en dicho fenómeno. No obstante, su idilio con algunos autores del pasado a lo largo de esta década, como es el caso de Giorgio de Chirico o René Magritte, a quien rinde homenaje en varias obras, lo situará en el epicentro de la intertextualidad posmoderna.

Georgette Magritte, 1986
Jorge Carruana Bances. De la serie Erotismo: Georgette Magritte, 1986, aerógrafo sobre cartulina, 100 x 70 cm. Imagen cortesía Colección Estate Jorge Carruana, Roma.

 


Fumetti, Sesso, Guerra

 

 

 


Erotismo

 

 

 


 

Telas